leyendas de redondela

Los que nos conocéis bien, sabéis que nacimos, crecimos y estamos en Redondela. Por ello, os queremos hablar de la villa que hemos ayudado a construir, para que la conozcáis un poco más. Nos sentimos orgullosos de que nuestros edificios ayuden a formar el ‘skyline‘ de éste, nuestro pueblo.

Desde hace más de 30 años hemos levantado edificios en esta villa de leyenda. Y cuando decimos, villa de leyenda, no es algo baladí. En Redondela han ocurrido ‘cosas oscuras’ que hacen que nuestro pueblo adquiera un valor especial, casi místico. ¿Queréis conocer qué leyendas hay en torno a Redondela? Seguid leyendo amigos.

 

La Coca, una de las leyendas de Redondela más populares

Una de las fiestas más populares de Redondela es ‘A Festa da Coca’ y nada tiene que ver con el pastel catalán o con la droga. La Coca es un dragón que forma parte de una de las leyendas de Redondela más exportadas al extranjero.

Cuenta la leyenda que la Coca es una especie de dragón con alas de murciélago que se surgía de los mares y devoraba a las muchachas más hermosas de la villa. Para hacerle frente, se formó un grupo de fornidos muchachos que dieron muerte al animal poniendo así fin al terror en Redondela. El grupo de hombres arrastró a la Coca al centro del pueblo y para celebrarlo bailaron con las espadas que portaban tras darle muerte al dragón. Las mujeres mostraron su alegría incorporándose al baile y subiendo en hombros a las niñas que había a su alrededor, dando lugar así a las penlas como se las conoce hoy en día.

El grupo de hombres arrastró a la Coca al centro del pueblo y para celebrarlo bailaron con las espadas que portaban tras darle muerte al dragón

Ambos bailes y la procesión con el animal se sigue rememorando una de las leyendas de Redondela cada año, haciendo coincidir con la fiesta cristiana de Corpus Chirsti.

 

El tesoro hundido en la Ría

Documentado está que en octubre del año 1702 tuvo lugar la batalla naval más sonada de nuestra historia contra los piratas ingleses comandados por Francis Drake. Desde entonces, galeones españoles y franceses descansan en el fondo de la Ría de Vigo tras fracasar contra el asedio inglés.

Cuenta la leyenda (o quizás sea realidad pero no hay ninguna prueba de ello) que los barcos se hundieron con un gran tesoro, que seguiría hoy en día en el fondo del mar.

Esta es una de las leyendas más conocidas de Redondela, y su parte de verdad también dio pie al escritor Julio Verne a mencionar este hecho en Redondela en su novela de ‘1000 leguas de viaje submarino’. Citó esta batalla como lugar de aprovisionamiento de oro del Nautilus.

Curiosidad: en Londres hoy existe una calle que se llama Vigo Street (perpendicular a Oxford) en homenaje a esta batalla.

 

Suicidios en los viaductos

Otro de las leyendas más celebres de Redondela corre en torno a los famosos viaductos, que dan sobrenombre a la ciudad. Una de las características de nuestra villa pontevedresa es que dos enormes viaductos se alzan sobre su cielo. Tan célebres son estos viaductos ferroviarios que hasta el propio Federico García Lorca hizo una parada en Redondela, camino a Santiago. Y esto por supuesto no forma parte de las leyendas de Redondela, sino que es pura realidad. El poeta denominó a nuestra localidad como ‘caída del cielo’ y también afirmó que fue el primer lugar en el que escuchó hablar galego por primera vez.

Lorca ha denominado a Redondela como ‘una villa caída del cielo’

La leyenda del célebre suicidio desde los viaductos la protagoniza el supuesto creador del que se conoce como ‘viaducto de Madrid’ que combina hierro y cantería. Su posible fue el ingeniero Pedro Floriani (aunque no hay documentación constatada al respecto), al que le comunicaron que el viaducto nunca se pondría en marcha por inviabilidad. Frustrado, dice la leyenda que intentó suicidarse pero no lo consiguió y vivió inválido para ver en funcionamiento su viaducto.

¿Mito o realidad?

 

Posible autoría de Eiffel

Otra de las teorías que discurren por los mentideros redondelanos es la autoría del otro de sus viaductos: ‘el viaducto de Pontevedra’. Éste es el que erige en hierro forjado, muy parecido al de la Torre Eiffel. Tanto es así que muchas personas siguen creyendo que Eiffel pudo tener algo que ver en la autoría del puente ferroviario redondelano. Pero nada de realidad, esta leyenda de Redondela se ha constatado como falsa.

 

Leyendas de Redondela, mouras, castros y mitos.

Muchas otras leyendas discurren a través de la villa Redondela, desde mouras (deidades femeninas que viven en los castros de Negros), hasta un río subterráneo. Podéis leer la leyenda al completo en este completo post. Como está en gallego, os traducimos un fragmento:

En el castro de Negros, parroquia de Negros, ayuntamiento de Redondela (Pontevedra) la ‘moura’ vive dentro de la nontaña, bajo la aldea castrexa, en el interior de una cavidad llamada la ‘Igrexa da Preta’. Si antes aludíamos al carácter de divinidad de las ‘mouras, la denominación popular de ‘iglesia’ para este lugar es el más apropiado. La palabra ‘preta’ en lugar de ‘moura hace referencia a su color, ya que ‘preta’ aún hoy en portugués significa ‘negra’.

En las distintas versiones hay referencias a que era la reina de la fortaleza de la mintaña, que allí hacía grandes comidas con caballeros que venían a caballo para visitarla. En otras versiones esta moura sale de todas las mañana a recibir el sol naciente (en una cavidad del castro que está orientada al este) y hace rezos e invocaciones al astro solar.

Merece la pena leer el artículo completo y hacer una visita posterior al castro para dar rienda suelta a una de las místicas leyendas de Redondela.

Seguro que hay muchas más leyendas que no conocemos. ¿Os sabéis alguna más que podamos incorporar al texto?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.